Jimmy Montenegro: Sin la euforia de un Papa

75189
Septiembre 12 2017, 22:14
FOTO
Terminó la Vuelta a España, la ganó Froome, pero el espectáculo giró alrededor también de Contador, 'Supermán' López y Holanda.
Opinión
Fotos: EFE

Por: Jimmy Montenegro

A Chris Froome no lo recibirá una caravana en Nairobi, donde se registra su nacimiento; mucho menos en Gran Bretaña, el país que representa; o Mónaco, su lugar de residencia, le levantará una placa por su primera Vuelta a España. Tan ajeno, y lejano a la celebración colombiana de hace un año cuando Nairo conquistó la segunda ronda ibérica para esta parte del mundo, la victoria del inglés apenas fue registrada por los diarios londinenses por debajo de la goleada del Manchester al Liverpool. Si bien trasciende en la historia del ciclismo como uno de los tres que ha podido levantar los trofeos de Tour y Vuelta el mismo año, su carisma consigue multiplicar gestos como los que se vieron en la subida al Anglirú, el pulgar de varios aficionados apuntando hacia abajo.

Desde la tercera etapa, cuando Froome se apoderó de la camiseta roja, ya se asomaban tres semanas con pocas variables y menos emociones. Para fortuna, los grandes eventos en algún momento sobreviven al tedio y se reinventan de cualquier forma. Por su lugar en el calendario y su particular recorrido, la Vuelta puede ser la más dura de la carrera de tres semanas; varios históricos jamás pudieron con ella y algunos ni siquiera se inscribieron. Una de las razones siempre fue lo atravesado que quedó en la temporada; antes cuando se corría casi a la par del Giro y desde hace dos décadas al final, cuando las piernas no cuentan con mucho para exhibir o algunos piensan en el mundial de ruta.

Desde el anuncio de su retiro, la última exhibición en competencia de Alberto Contador suponía la garantía de sobrellevar tres semanas en España con el radar sobre su bicicleta. La frustración de los primeros días fue la mayor inspiración para el ‘pistolero’ madrileño; cuando sus bailes parecían infructuosos, de la recámara salió el último disparo en la etapa reina, como tenía que serlo. Con mística, con sello épico, con la exuberancia de sus mejores años le recordó al mundo que mientras exista uno como él, el ciclismo seguirá siendo el deporte más bello de todos. 

Uno de sus herederos llenó de alegrías a Colombia. Miguel Ángel López pudo encontrar en Contador un socio en las montañas españolas. La segunda semana la rueda más fuerte fue la suya pero en la siguiente, más fue el arrojo y las fuerzas de quien se retiraba de las que quien llegaba. En su primera grande ‘Supermán’ hizo soñar con el podio que poco a poco se le fue de las manos a Chaves. Lo advirtió y al final las piernas confirmaron lo casado que habían terminado después de ganar dos etapas, ambas con llegada en puerto. Su premio -de tanta valía como un podio- quedar como el mejor joven, hacer parte del mejor equipo en la Vuelta, estar entre los 10 de la general y la certeza para Colombia de tener un aspirante firme en lo sucesivo de los años.

España quedará también, como evento especial para los holandeses. En la mitad de carrera cuatro ‘tulipanes’ ocupaban un lugar entre los 15. En Madrid el resultado resultó aún mejor cuando tres holandeses firmaron en el top 10. Wilko Kelderman, cuarto en la general, demostró estar al mismo nivel superlativo del vigente rey del Giro, Tom Dumoulin. Muy cerca Poels y Kruijswijk, sexto y noveno respectivamente dibujaron un escenario distinto para el futuro. Mientras Italia, Francia o España cuentan sus cartas con los dedos, tanto Holanda como Colombia pueden alardear de tener una baraja completa para pelear en las carreteras del mundo.

Froome fue el ganador, pero –para fortuna de los más románticos- no fue el centro de la Vuelta a España. La grandeza y la contundencia de los ganadores a veces resulta el tedio de la mayoría. Alrededor quedaron más historias además del titular del final. La victoria de Froome no tiene por eso menos méritos que el resto de ganadores en España. Esa era su tarea y cumplió, sin la algarabía que generan otros ganadores

PD: Desde aquí un profundo saludo de solidaridad para la familia de Álvaro Sierra, campeón de la Vuelta a Colombia en 1991. Su hijo Cristian murió en un entrenamiento en las carreteras de Boyacá.

DeportesRCN.com

Relacionados

José Fernando Neira: ¿La quinta será la vencida?

Nuestro periodista analiza las posibilidades de Colombia ante Croacia en una serie que definirá un cupo al Grupo Mundial de la Copa Davis

Andrea Guerrero: Estas son las claves para ganarle a Croacia en la Copa Davis

La directora de Deportes RCN habló con el periodista Antonio Casale sobre la serie que enfrentará el equipo colombiano de Copa Davis ante Croacia en busca de un cupo al Grupo Mundial. ¿Logrará Colombia derrotar a Croacia?