.

Menu Temp DeportesRCN 2016

deportes-rcn
73087

'Rigo' no carga la cruz, por Jimmy Montenegro

68770
FOTO
Abril 19 2017, 17:44
Rigoberto Urán, en el Giro Lombardía. Foto: @Il_Lombardia
Nuestro periodista analiza los altibajos profesionales de Rigoberto Urán, quien "no necesita demostrar más para hacer historia, hace rato se metió entre los grandes del deporte colombiano".

Por: Jimmy Montenegro

Ligero, libre. Como quien se ha despojado de su condición de ángel y se ha quitado las alas que nunca pidió o como el superhéroe que se quita el pesado traje de armas infalibles. Liviano, como el día que entró en la historia de las carreras grandes al ganar la etapa 10 del Giro 2013 en Altopiano del Montasio. En sus manos, que iban al cielo, comenzaban a caer los elogios de quienes lo descubrieron ese día y se enteraron que siete años atrás ya corría en Europa y que por eso no era casualidad que terminara segundo del Giro y consiguiera, hasta ese momento, el mejor resultado para Colombia en la 'carrera rosa'.

Desde entonces también comenzó a cargar con un peso no contemplado antes en su espalda. Le sumó unos kilos de más a esa maleta cuando un año más tarde se convirtió en el primer 'escarabajo' en colgarse la camiseta rosada de líder, otra vez en el Giro, y días después repetir el subcampeonato en la primera de las grandes del calendario.

Fue ahí, cuando en uno de esos actos de triunfalismos repentinos y pasiones extremas, el gran 'Rigo' quedó con la obligación de volver con la corona de una de las grandes a Colombia; y su máximo compromiso era el Giro en el que "apenas" fue segundo dos veces.

La carga se hizo tan pesada que a muchos no les permitió reconocer las crisis, las enfermedades, los malos días, o simplemente la calidad del resto del pelotón. Fue más allá. Pasó del boom de 'Go Rigo Go' a rondar el anonimato. Porque ante la ceguera que produce los resultados, el más ilustre de Urrao quedó incluso para un malintencionado columnista como segundón e insolidario. Una injusticia para quien, lo reconoció Esteban Chaves, subió junto a él hasta que aguantó la última cima del Giro pasado; y para quien siguió al ritmo del exigente lote mundial.

Al final de 2016, en la serena mirada del que acepta que cualquier lugar del podio en una carrera es oro, subió tres veces a reclamar aplausos y ramos.

Por esos días apenas unos pocos lo mencionaban. Y al comienzo de esta temporada quizá, también pocos, consideraron el peso que se quitó de encima al bajar de su espalda la obligación del Giro o la Vuelta. Sin esa cruz, su nombre no ha parado de lucir en las clásicas y las carreras de un día, el reto que se impuso para este año. Ajeno a las presiones –a pesar de seguir siendo el líder del Cannondale- ha subido al mismo ritmo de los escaladores puros, mantiene su tacto en el frente del pelotón y no pierde la marca de sus rivales.

La convicción se nota en sus piernas, en la cara de seguridad con la que atraviesa la meta. Tiene aún muchos años por delante, ojalá con muchas satisfacciones. No necesita demostrar más para hacer historia, hace rato se metió entre los grandes del deporte colombiano.

Tal vez con la carga más ligera lleguen lo que los triunfalistas reclaman y olvidan pronto. Mientras tanto, sin la misma carga mediática de hace unos años, Rigoberto rueda seguro, su alegría se expone en las redes y su cara amable le recuerda la seguridad vial a los colombianos. No se ha ido, solo corre con otros propósitos. Largos años en la carretera. El ciclismo no puede prescindir de quienes lo hacen espectáculo y permiten ver una sonrisa en medio de lo insufrible; no siempre son los que ganan.

DeportesRCN.com

 

Más Noticias

Leonardo Castro marcó doblete para el 'poderoso', pero no fue suficiente para la remontada.

Los 'embajadores' empataron 2-2 con Alianza Petrolera, mientras que el equipo 'tiburón' venció a Once Caldas.

Sin embargo, el croata dice entender la opinión de la familia del jugador brasilero.

Disfruta en directo el encuentro entre ‘aseguradores’ y ‘petroleros’, este lunes, a partir de las 8:00 p.m.